El cambio climático

El cambio climático es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la sociedad, y dar soluciones adecuadas a esta problemática supone un reto de primera magnitud desde el punto de vista técnico, económico y social.

Existen dos aproximaciones para luchar contra la problemática del cambio climático: la mitigación y la adaptación.

Imagen de Luke Stodola Imagen de Adrian van Leen

A. La mitigación:

Para luchar contra la problemática del cambio climático es fundamental atacar el problema desde el origen, es decir, reduciendo  la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, bien mediante la reducción de las emisiones antropogénicas de estos GEI, bien mediante su retirada de la atmósfera (fijación en sumideros, captura de carbono…).

B. La adaptación:

Sin embargo, incluso en el caso de que se lograran cumplir los objetivos de reducción de emisiones marcados por las distintas iniciativas y mecanismos nacionales e internacionales, los efectos de las emisiones del pasado ya están teniendo y seguirán teniendo sus consecuencias a escala local en los próximos años. Como asevera el informe stern (Stern, 2006), no afrontar este reto adecuadamente tendría unos efectos mucho más negativos: el coste del cambio climático si no se toman medidas será del 20% del PIB, mientras que adoptar medidas mitigadoras y de adaptación costaría tan sólo el 1% del PIB.

Así, la necesidad de tomar medidas para minimizar estos cambios y sus impactos negativos, es urgente, y para ello se deben emplear todas las herramientas posibles. De esto se encarga la Adaptación.

Para afrontar la adaptación es conveniente seguir 3 pasos claramente diferenciados:

1. Generación de escenarios En primer lugar se deberán generar escenarios de clima futuro de la zona a estudiar (escala local), es decir, llevar a cabo una predicción de variables meteorológicas (al menos de temperatura y precipitación) a nivel de superficie de cada punto del territorio en estudio.

2. Evaluación de impacto Partiendo de los escenarios generados, se evalúa el impacto que ese clima futuro tendría sobre el sector que interese (forestal, agrícola, salud, hidrológico, etc.).

3. Estrategia de adaptación Por último, una vez predichos los impactos, se diseñan políticas de adaptación que busquen minimizar los impactos negativos que se hayan identificado, y aprovechar al máximo los impactos positivos, que también aparecerán.

La Fundación para la Investigación del Clima se encuentra a la vanguardia de la investigación en adaptación al cambio climático, habiendo desarrollado la metodología FICLIMA, (metodología de generación de escenarios locales mediante downscaling estadístico)  considerada de las más potentes a nivel internacional, tal como quedó demostrado en el proyecto STARDEX, financiado por la Unión Europea en el año 2002.

En relación a la evaluación de impacto, conjuntamente con el Instituto de Estudios del Hambre (IEH), ha desarrollado la innovadora metodología FIC/IEH, pionera en la evaluación del impacto del cambio climático sobre la seguridad alimentaria y nutricional.

Asimismo, forman parte del equipo de la FIC los autores de la metodología CLIMATFOREST, con una dilatada experiencia en modelización fitoclimática.

Todas estas metodologías se pueden ver con más profundidad a lo largo de este sitio web.

Además de estas aplicaciones, la FIC ha participado en otros proyectos nacionales e internacionales aplicando los escenarios climáticos a otros sectores como el vitivinícola, biodiversidad, incendios forestales o gestión del agua.

Sin embargo la metodología es aplicable a otros sectores como el de la salud, abastecimiento de agua, energías alternativas, seguros u otros.